Testimonios

/Testimonios
Testimonios 2016-12-29T12:38:46+00:00

Mira los testimonios que nos han enviado algunos dueños de nuestros pacientes

Antonio Rodriguez

Tenia una perra Rotwailler,llena de vida,muy juguetona.Un dia la ví como un poco triste;Al dia siguiente más todavia,apatica, y sin ganas de comer.

Ya al tercer dia ni bebia ,llamé a una “Veterinaria”,vecina de mi Residencial.No supo decirme que tenía ,yo le dije,que al menos le diera suero porque podria desidratarse. Al cabo de 2 horas me dijo que la perra ya estaba bien, me la llevé y bueno, habia mejorado.

Al dia siguiente,la perra tenia los ojos vidriosos, se reflejaba en ellos la Muerte. Volví a llamar a esta “Veterinaria”(lo pongo entre comillas, por llamarla de alguna manera).

Seguimos con el suero y yo cada vez veía a la perra peor, esta Señora le dijo a mi Hija que se pusiera en lo peor, ya que la perra era viejita (tenia 8 años) así que agarre la guia telefonica y me puse a buscar Veterinarios, era el dia de Nochebuena, nadie me atendia, hasta que, por fortuna el Doctor Gamboa me agarró el teléfono y me dijo que se la llevara.

Así fué, la lleve, la analizó exaustivamente y llegó a la conclusión de que a parte de parásitos internos, tenía una enfermedad que transmiten las Garrapatas y puede ser Letal si no se
agarra a tiempo.

En resumen,la tratamos y ya a los pocos días la perra pareció resucitar y ya volvió a ser la perra juguetona y alegre que fué siempre.

P.D. Vivió 3 años más del diagnostico de la “Veterinaria”. Y sí, entonces ya se murió de Viejita y feliz.

Muchisimas Gracias Doctor por hacernos disfrutar de la compañia de nuestra Helga

Dr. Daniel Masis

Quiero aprovechar la oportunidad para recomendar de la manera más atenta al Dr. Rafael Gamboa, Médico Veterinario, quien desde hace más de 20 años es el Veterinario de todas las mascotas de mi familia. El Dr. Gamboa se ha caracterizado por mostrar excelencia en el ejercicio de su profesión, la mejor de las disposiciones las 24 horas del día, los 365 días del año. Aborda a sus pacientes con amor, respeto y agudeza profesional.

Siempre cuenta con lo último en los conocimientos veterinarios y nunca falta el comentario médico certero con respecto a los riesgos de salud y medidas de prevención para los humanos dueños de las mascotas que el atiende. Sin duda alguna es la mejor opción en veterinaria en el lado oeste de la ciudad y cualquiera puede solicitar sus servicios a ojos cerrados confiando que su mascota recibirá el mejor de los tratos.

Marco Venegas.

“Me tocó vivir una experiencia realmente difícil, llegar a la casa del trabajo y encontrarme con el cuadro con que me encontré, a mi esposa indicándome que el perrito recién adquirido, “Vodka” como le puso mi hijo menor, estaba enfermo. Tanto mi esposa como mis hijos no tienen mucha experiencia con enfermedades de perros ni mucho menos. Pues yo tampoco, pero me ha tocado ver casos en la finca con otros animales y algunos perritos que tuvimos en la casa de mis papas. Al ver al perro, acostado, vomitado y demás (diarrea sanguinolenta), con ese frío que les empieza a invadir a los individuos en la muerte, y con la mirada fija, inmediatamente le dije a mi esposa que el perro estaba muriéndose y que el desenlace era cuestión de minutos. Tomamos el carro y nos dirigimos donde sabíamos que existía una clínica veterinaria, pero a la cual nunca habíamos ido, ya que honestamente no hemos invertido en veterinarios. La primera buena noticia fue la de encontrar un rótulo bien iluminado indicando el servicio las 24 horas. Nos atendieron de inmediato. El Dr., al ver el caso nos dijo de inmediato que era un caso 90 / 10, 90 % posibilidades de que el perrito se moría y un 10 % posibilidades de que sobreviviera. Teníamos que tomar una decisión, o dejarlo morir en cuestión de segundos o minutos, o darle indicaciones de que hiciera su mejor esfuerzo. Yo en un momento le indiqué al Dr que lo inyectara y lo dejara descansar, pero por decisión de mi esposa le indicamos que hiciera su mejor esfuerzo. Ahí empezó lo mejor de todo, ya que me tocó estar un poco más de dos horas, que para mi fueron como cinco minutos, con el Dr., ayudándolo a tratar de salvar a Vodka. No puedo describir todos los procedimientos utilizados por el Dr, en inyecciones, sueros y otros que desconozco para salvar al perro, pero realmente que fueron impresionantemente rápidos y certeros por el resultado que al final se obtuvo. Apenas iniciado el proceso de ver como se estabilizaba, el perro estuvo prácticamente a punto de muerte neurológica, casi pierde las pulsaciones y se paraliza, pero la velocidad y aplicaciones correctas salvaron al perro de ese fatal trance. Me costaba mucho poder responderle al Dr en la ayuda para sostener, amarrar, y otras operaciones necesarias para que él pudiera aplicar todo los procedimientos y acciones que hizo durante esos momentos. A medida que se aplicaban las diferentes cosas, se comenzó a ver, primero un frenazo al deterioro en que se encontraba el perrito, luego una leve mejoría que fue gradualmente dándose a medida que transcurría el tiempo. Algo que me gustó muchísimo fue ver al Dr analizar los vómitos y diarreas del perro para determinar las causas que llevaron al mismo a semejante estado. Con esto, creo que además de estabilizar, inició una serie de aplicaciones para curar al perrito. Al cabo de dos horas y media, ya el pronóstico era de un 70 / 30, y eso nos dejaba al menos con una esperanza de poder revivirlo. Tuvimos que dejar al perro en las instalaciones de la clínica. Pasé a verlo al día siguiente temprano y aunque no se paraba, ya era otro perrito, inmediatamente llamé a mi esposa y le dije: “ Le va a tomar tiempo restablecerse, pero estoy seguro que no se muere, se va a recuperar”. Horas después en la tarde, al llamarme el Dr y decirme que Vodka había salido de la etapa crítica, lo único que atiné fue a felicitarlo, y de ahí este relato”.

Fui un poco largo, pero eso era lo que quería describir.

Licda. Maribell Arcia Fernández

Bueno la guapa de Mila, que siempre desde que Fabito (mi yerno se la regalo a Nanitas) el dia 5 de setiembre de este año era muy pero muy contenta, como una semana despues se empezo a ver algo triste, pero pensamos que como mi hija y su esposo se mudaban a una casita nueva ella estaba un poquito tensa con el empacar las cosas y gente entraba y salia.
Pero una tarde empezo a vomitar como saliva muy espesa y no queria comer pensamos que tal vez no le gustaba el alimento. Pero empezo a verse muy delgada y no comia y pasaba muy triste y apatica en una esquinita del jardin, alli decidimos llebarla a la Veterinaria de la UNA era un domingo y ellos atienden emergencias y estabamos muy cerca, estuvo internada 5 dias y nos dijeron que ya estaba bien y Marielita la recogio y de verdad estaba muy contenta como es ella siempre y animada, la recetaron con antibioticos y se repuso pero dos semanas despues volvio a recaer, debo de aclarar que despues de salir de la UNA el domingo la Nanis le encontro toda la boquita llena de tierra y alli enpezo a decaer otra vez, ya no queria comer y estaba triste, es increible a pesar de sentirse mal y no querer comer habian ratitos sobre todo en la mañana y cuando llegaba sus papas que ella se ponia bien contenta.
Pero despues si empezo a hacer pupis sumamente flojo y olia muy pero muy mal, otro doctor la volvio a medicar y mejoro un poquito, pero el sabado la llevaron a mi casa, aclaro yo soy la abuelita de Mila y mi hija Mariella Y fabian mi yerno son doctores cuando ellos tienen guardia Mila se queda en casa para que no duerma solita, entonces ese viernes para amanecer sabado durmio en casa en el dia del viernes paso bien animada, si se veia delgada pero comia con un poquito de esferzo, un aliemnto que le mando el doctor en latita. El sabado en la madrugada durmio con nosotros los abuelitos, en nuestra habitacion y defeco 8 veces pobrecita mi Mila y despues por la amñana volivo a defecar como a las 6 de la mañna otras 6 veces como agua y olñia tremendamente mal y alli llame a Fabita y a Nanis para decirles que seguia muy mal la gupa de Mila y que me autorizaran a llevarla al docotr Gamboa que me lo recoemnedo el dr: B., aclaro que pedi la autorizacion porque debo de respetar que Mila es la hija de Fabito y Nanitas, por supuesto ambos me dijeron que si y la lleve, el apenas la vio dijo que era y la inyecto y le dio el medicamento, le mando agua de pipa y de arroz con canela, nos dio el medicamento para 10 dias en dosis de 4cc y ya para la tarde del sabado estaba un poquito recuperada y ya para el dia martes estaba haciendo su caquita durita.
Recupero el peso muy rapido y ahora esta mas contenta que nunca, ayer la cuidamos y esta super activa y feliz. Espero haber dado el detalle necesario, si necesitan que amplie o mas informacion con gusto.Que pasen una semana buenisima, montones de bendiciones.

Debra P. Tous

Estimado Dr. Rafael:

I apologize for having to write in English, but I am not proficient enough to write it in Spanish.

First of all, I want to thank you from the bottom of my heart for the most compassionate service our dog could have received. I’m still shocked by how rapidly everything went, but I’m grateful that she didn’t suffer for a very long period of time. I just cannot imagine where she contracted the disease as she was not in contact with other dogs here in Costa Rica until Saturday at the vet office near Rest. Anonos.

I really appreciate the information you sent from CDC about the Canina Flu and I wish I had known there was a vaccine as I probably would have gotten her vaccinated with the heart condition she had. I appreciate all the assistance you have provided to Canela and our family.

I do wish we had met under other circumstances and I am glad to see that there are such caring people in the world.