CONTROL Y PREVENCIÓN DE PARÁSITOS INTERNOS

//CONTROL Y PREVENCIÓN DE PARÁSITOS INTERNOS

CONTROL Y PREVENCIÓN DE PARÁSITOS INTERNOS

Los parásitos internos pueden generar anemia, diarrea, enflaquecimiento y hasta la muerte de nuestras mascotas. Peor aún, algunos de estos parásitos se transmiten al ser humano y producen  enfermedades tan serias como ceguera, epilepsia, inflamación pulmonar y muchas otras.

Por ello un buen programa de prevención y control parasitario, se orienta tanto a proteger la salud de nuestros animales, como a garantizar que no representen riesgo alguno para la salud de nuestras familias.

Estos son algunos conceptos a tomar en cuenta:

  • Cuando se adquiere un nuevo cachorro, no debe permitirse el contacto con la familia, hasta tanto se le realice un examen coprológico –de heces- tanto para lombrices planas y redondas, como para protozoarios y bacterias.
    • Nota: Los exámenes usuales de heces, no evalúan la presencia de bacterias patógenas.
  • Si los cachorros han nacido en la misma casa, se deben desparasitar a los 15 y a los 30 días; en caso de que eliminen alguna lombriz, se deben seguir desparasitando cada 15 días por al menos 3 meses. Las perras paridas se deben desparasitar en los primeros tres días post-parto.
  • Durante los siguientes meses los cachorros se desparasitarán cada 2 o 3 meses y los adultos cada 3 meses durante el resto de su vida.
  • Si el animal vive o viaja a zonas costeras, se deben utilizar productos para la prevención del gusano del corazón del perro.
  • En caso de que algún animal presente heces blandas o diarreicas, con o sin sangre, se le debe realizar cuanto antes un examen coprológico –tanto para parásitos como para bacterias- pues los productos desparasitantes no cubren todo tipo de parásitos y algunos requieren medicinas específicas, que solo se utilizan cuando se detecta el parásito respectivo.
  • La desparasitación de rutina no se debe condicionar a los resultados de un examen de heces, pues si la cantidad de parásitos es muy baja, el resultado podría ser un falso negativo y basta una sola larva, para producir serios problemas en las personas.
  • En ocasiones el síntoma inicial es solo vómito, en cuyo caso se debe recoger una muestra muy fresca -que no contenga alimentos- donde ocasionalmente se pueden encontrar parásitos como la Giardia y otros.
  • Finalmente hay que mencionar que cada día las enfermedades parasitarias resultan cada vez menos frecuentes y esto debido al alto grado de conciencia de la población costarricense, que en un elevado porcentaje ya aprendió a desparasitar adecuadamente a sus mascotas. Lamentablemente este descenso en las infestaciones parasitarias, viene acompañado de un marcado incremento en las infecciones bacterianas, por lo resulta muy importante incorporar la evaluación bacteriológica, a los exámenes rutinarios de heces.
By | 2016-12-29T12:38:46+00:00 enero 5th, 2015|Sin categoría|0 Comments